Pautas de presentación

Has adoptado un nuevo gatito pero ya tienes un gato en casa, para que todo salga bien desde el principio debes seguir unas pequeñas pautas de acción:

  • Cuando llegues a casa con el nuevo inquilino no los presentes de golpe NUNCA, ya que esto será por lo general el principio de una mala relación o de una relación que tardará mucho más en consolidarse como buena, además de llevarse los dos unos cuantos arañazos, o cuando menos, bufidos y disgustos. Deja al gato nuevo en el trasportín y que el “dueño de la casa” se acerque a olerlo durante unos minutos.
  • Después de esta “presentación preliminar“, déjalos en partes separadas de la casa de modo que puedan olerse por debajo de la puerta, pero sin poder verse ni atacarse. Esto durante un periodo mínimo de 2 semanas.
  • Mientras cada gato esté en esta fase de “confinamiento separado”, cambiales la arena, pon la de uno (con caquitas y todo) en el sitio del otro y viceversa. Así se irán acostumbrando a sus nuevos olores.
  • Llegó el día de presentarles con “puertas abiertas ”. No hagas movimientos bruscos y estate atento a cualquier amago de ataque, en cuyo caso hará falta que te impongas con un fuerte NO dirigido al gato atacante (NUNCA le pegues, los gatos no entienden el castigo y no conseguirás nada), seguido de su vuelta al “confinamiento” (del atacante) durante un rato (más o menos una hora), tras lo que se vuelve a repetir la presentación. Esto se repite las veces que haga falta.
  • Tenles sólo juntos cuando alguien esté presente y les pueda vigilar. Cuando no estés en casa tenlos en cuartos separados hasta que su aceptación el uno por el otro sea total y absoluta.
  • Los animales esterilizados son menos territoriales, esterilízalos y evitarás futuras peleas.
  • Dales premios cuando se porten bien el uno con el otro. En especial al gato que ya tenías, para que no se sienta desplazado por el nuevo, y mímales mucho más de lo habitual.
  • Incítales a jugar juntos participando tu al principio con una cuerda o similar.
  • Si les gusta la malta o el paté, úntales un poco la boquita o alguna patita con ello para que el otro le lave y creen vínculos. Esto sólo en caso de que ya medio se acepten, claro, porque de lo contrario puedes empezar una pelea.

Ya has iniciado el camino para una mejora de la calidad de vida de tus gatos, la compañía de otro(s) de su(s) especie mejora su salud, su vida cotidiana y su humor, y no te arrebata su cariño para nada, todo lo contrario, ¡¡¡tendrás más mimos de más gatos!!!

¡¡¡¡SUERTE CON TU NUEVA FAMILIA!!!!