Casas de acogida

Ser casa de acogida es tener en tu casa a un gato que lo necesite y cuidarlo hasta que lo adopten. Los gastos que genere los pagamos nosotros.

Huérfano

Es una manera de colaborar muy importante. La perrera no es sitio para ningún animal, pero menos para algunos más débiles, cachorros jóvenes o animales convalecientes, que sin los cuidados personalizados que necesitan, acabarían enfermando o empeorando.

El encontrar una casa en un determinado momento, para ellos puede ser la diferencia entre vivir o morir. Por sus condiciones higiénicas, y muchas veces de hacinamiento, las perreras constituyen lugares en los que el riesgo de contagio de enfermedades infecciosas es muy elevado, por lo que la supervivencia de los más débiles es prácticamente imposible.

Por desgracia, en Esperanza Felina contamos con muy pocas plaza en nuestro Refugio-Pisito, por lo que el acogimiento temporal es fundamental para sacar adelante muchos animales.

Lamentablemente, sólo pueden ser casas de acogida familias de Vitoria o alrededores, puesto que los gatos pueden necesitar ir al veterinario con frecuencia, y poder ser enseñados a sus posibles futuras familias adoptivas.

QUÉ ES SER CASA DE ACOGIDA

Es el recurso imprescindible para que las asociaciones protectoras puedan trabajar sin utilizar la opción de las perreras y albergues de animales.

¿En qué consiste su labor?

En cuidar del pequeño acogido como si de uno propio se tratara, porque será un miembro más de la familia mientras dure el período de acogida. Atención sanitaria, emocional, socialización…

¿Qué objetivo se pretende?

Evitar que un pequeño siga en la calle, obvio, pero también, y fundamentalmente, preparar a ese gato para que sea una buena opción de adopción.

¿Con qué recursos debe contar una casa de acogida?

Amor, paciencia, ternura… Transporte, gastos veterinarios, alimentación (si no se puede), seguimiento y difusión, corren de cuenta de Esperanza Felina.

Desde nuestro punto de vista, el argumento de “no acojo, luego sufriré mucho al verle ir”, es de un egocentrísmo atroz. Primero es el sufrimiento del pequeño, luego el nuestro. Es difícil verles marchar, decidselo a cualquiera que haya criado a biberon, que haya estado en vela curando heridas o medicando, que haya tenido mordiscos y arañazos de un gato herido y ahora transformado en un peque perfectamente adoptable, pero la alegría y el orgullo son enormes, él o ella serán felices gracias a su casa de acogida.

¡¡¡¡SER CASA DE ACOGIDA ES SALVAR VIDAS!!!!

Ser Casa de Acogida es una gran labor y muy necesaria. Además está llena de ventajas.

Ventajas Para el Gato:

  • Le vas a dar la oportunidad de VIVIR. No se tendrá que enfrentar a los peligros de la calle o las perreras.
  • Le vas a dar la oportunidad de no pasar hambre y curarle cuando esté enfermo.
  • Va a sociabilizarse y a darse cuenta que no todos los humanos son malos, con tus cuidados volverá a confiar.
  • Le permitirás disfrutar de un hogar donde se sentirá seguro y querido.

Ventajas Para ti:

  • Disfrutar de la compañía de UN BUEN AMIGO. Es la mejor experiencia que puedes tener y puedes darle a tus hijos.
  • Sentirte útil, le estás dando la oportunidad de VIVIR.
  • Satisfacción, por salvar una vida y darles una segunda oportunidad que se merecen.
  • Seguridad. Si no estás seguro de adoptar uno, ésta es una buena oportunidad para intentarlo y ver cómo funciona.

MUCHAS GRACIAS A TODOS