Adoptados

Siggy (hija de Valkiria)

Con Alba y Louise

5/04/16 Alba, adoptante de Louise (y de nuestra recordada Thelma) ha adoptado a Siggy 🙂
Estaba muy nerviosa y emocionada a la vez. Nos contaba que lo que sintió al ver a Siggy en Facebook fue algo muy especial, algo que pensaba nunca volvería a sentir por otro gatito 

Papi Sergio despidiéndose de su pequeña terremoto el día de la adopción:

 

Alba miraba a Siggy con mucha ternura y amor

Ella y su chico han tenido toda la paciencia del mundo y han hecho cosas super especiales para que Siggy se sintiera en su casa.
Y el resultado es este, unas gatas felices juntas. La compañía que Louise tanto necesitaba.

Gracias Alba por volver a confiar en EF 

 

 

5/02/16 Siggy ya está esterilizada y además… ¡en proceso de adopción! 

Su nuevo Hogar será en Valencia en casa de Alba.

Desde que Thelma no está , estaba queriendo buscar compañía para Louise y ha tenido flechazo con Siggy.

Pronto se concerán 🙂

 

 

 

5/01/16 Siggy es una gata tranquila y mimosa. Le encanta acurrucarse con su humano del alma y pasar las horas sintiendo su calor y cariño. Es tímida al principio, pero ¿quién no lo es en nuevas situaciones?
Se lleva bien con otros gatos y es la más pequeñita de su camada pero con buenos cuidados será una gran pantera.

Si quieres llenar tus ratos con esta preciosidad contacta con:

adopcionesesperanzafelina@gmail.com

 

 

Son para comérselos 🙂
width=”800″ height=”592″ />

 

 

6/10/15 Siggy es la tata con la carita redonda y ojos marrones.
Es algo timidita y tranquila, pero también es juguetona.
Le gustan las caricias y acurrucarse junto a sus tatos o su mami o la pierna/brazo/cuello de un humano que la de cariño y confianza 

 

 

 

19/09/15 Siggy es hija de Valkiria, una gata que esterilizamos en nuestro proyecto paralelo CESCA.

Al devolverla al pueblo donde vivía nos dijeron que ya no podía quedarse más en el refugio donde estaba con sus peques, y que los iban a llevar a los 4 al monte.

Habíamos comprobado que la mami era una gata dócil y buena, y que seguramente acabó en la calle víctima de un abandono.

Su salud era delicada, tenía mastitis y bronquitis, y a pesar de llevar el antibiótico de la esterilización, necesitaba más cuidados. Y en el monte donde la iban a llevar, sola con sus pequeños, no tenían futuro…

Un compañero se arremango y decidió acogerles a los 4, salvándoles así la vida….   ¡Gracias Sergio!

Así que os presentamos a los “vikingos morenitos”

En el garaje:

 

Pasando la ITV en el refugio:

 

Así fue su llegada a su casita de acogida: